A través de Internet se llevan a cabo numerosos concursos en los que todo el mundo puede participar. Unos parecen más serios, otros más “engañabobos”, pero sin duda existen aquellos en los que te planteas emplear tu tiempo, tu esfuerzo y tu inteligencia para optar al premio.

Dicen que en el amor y en la guerra todo vale. Pues bien, en los concursos es muy parecido si lo que quieres es ganar, pero existe una excepción, a saber, “todo vale, siempre que no aparezca explícitamente prohibido en las bases legales”.

royal

A través de Facebook comenzó hace unos meses uno de estos concursos en los que se premia la amistad ficticia y donde la cantidad de amigos, una vez más, supera con creces a la calidad. El concurso en sí, organizado por Royal Caribbean y con el premio de un crucero para dos, consistía en que las parejas de novios fueran capaces de demostrar que podían sobrevivir en unas vacaciones en pareja. Había que subir fotos de ambos juntos, cuantas más mejor, y cada amigo que aceptara la aplicación podía votar tantas veces como fotos hubiera subido el participante. De este modo, al finalizar el concurso el que tuviera más votos ganaría… ¿O no?.

And the winner is…

Pues no sólo no fue así, sino que con 6900 votos de diferencia el concurso se lo llevó el segundo participante, ¿Y por qué? Pues porque sencillamente el primer participante no podía ganar, la organización ya se encargaría de que no sucediera. De no ser así no se explica que tardasen más de un mes en publicar el resultado en la página, cuando en sus propias bases existía la norma escrita de publicarlos a los 15 días de la finalización del concurso. No se explica que no contestaran los innumerables mensajes que se enviaban al administrador de la aplicación, para preguntar qué estaba sucediendo. No se explica que publicaran ese ganador sin dar razones por las cuales el ganador que todos habíamos visto que tenía más votos había pasado a mejor vida. No se explica que retiraran de la aplicación las bases legales y cualquier información que pudiera servir para una denuncia legal.

Este es el mensaje para el "no ganador". El ganador contaba con 11.000 votos

Este es el mensaje para el "no ganador".

 

Total de votos del "ganador"

Total de votos del "ganador"

 

 

 

Eso sí! Una vez que publicaron el ganador y ante la indignación del primer participante, Royal Caribbean se dedicó a dar como razones sin poder y sin querer demostrarlo que se habían utilizado usuarios fake y que se habían subido fotos duplicadas. Todavía hoy estamos a la espera de que den alguna razón de peso y DEMOSTRADA con HECHOS para justificar una decisión de lo más arbitraria que he podido ver en mi vida.

Después de rebatir uno tras uno los puntos en los que basaban su “genial” argumentación, Royal Caribbean decidió comunicarnos que las fotos que habíamos subido no eran “innovadoras y originales”. Sí amigos, ahora Royal Caribbean es crítico y erudito en la materia de la fotografía, aunque a mí me parece más evidente que a los ojos de cualquiera es un punto subjetivo por excelencia. Me recuerda mucho a los cargos públicos que se otorgan en base a “confianza”. Es decir que te elijo a ti “porque me gustas” y te descarto a ti “porque no me gustas”. Y obviamente el ganador les gustó más, aunque todavía no hayan dado una razón lógica.

5.3 El ganador del concurso será designado por votación popular en la red social Facebook. ¿Seguro que por "votación popular"?, porque las votaciones apuntaban a otra persona...

5.3 El ganador del concurso será designado por votación popular en la red social Facebook. ¿Seguro que por "votación popular"?, porque las votaciones apuntaban a otra persona...

Estamos hartos de concursos amañados en la televisión, por correo, en Internet. Incluso nos contactan a nuestros propios teléfonos móviles para ofrecernos premios que sabemos que NADIE se va a llevar. Pero la humillación y la indignación llega a su máximo esplendor cuando ves que encima de todo el esfuerzo, el premio se lo lleva el vecino por la ley del 33, y no contentos con eso los organizadores te llaman TRAMPOSO y te intentan vacilar dándote “consejos” para participar en los concursos, sólo para justificar su arbitraria decisión que es insostenible.

El gran consejo... aunque se les olvidó decir lo de "originales e innovadoras"... Qué despiste!

El gran consejo... aunque se les olvidó decir lo de "originales e innovadoras"... Qué despiste!

Internet es un terreno abonado de forma exquisita para las estafas. Pero evocando a mi colega Ferrán Monegal “Si es un error es increíble, si es una estafa es denunciable”, y en ello estamos. Sólo que gracias a nuestro sistema jurídico que ampara casi siempre la supervivencia del “pez más gordo comiéndose al chico”… cuando queramos ponernos ante el juez, el amiguito ganador del concurso con 11.000 votos frente a nuestros 17.900 (esto todavía se puede ver en los perfiles de cada uno) ya se habrá ido de crucero por el Mediterráneo.