Edimburgo es una de las ciudades más increíbles de Europa, no sólo por la belleza de sus paisajes en cada esquina, la elegancia con la que se ha conservado a lo largo de los tiempos su esencia medieval, o la exquisita limpieza de sus calles, sino que su personalidad reside en la capacidad que tiene esta ciudad de calar hasta los huesos en cualquier visitante que se precie. Invita a la nostalgia, a la melancolía, a recorrer sus callejones, humedecidos por la incesante lluvia fina, y a profundizar en la historia de sus leyendas.

Princess Gardens desde Princess Street

Princess Gardens desde Princess Street

Los imprescindibles

El castillo: Recorrer todos los edificios que lo componen como los museos, el cementerio de mascotas de soldados o la capilla en la que todavía hoy se celebran algunas bodas de privilegiadas parejas.

Castillo Fortaleza de Edimburgo

Castillo Fortaleza de Edimburgo

Calton Hill: Subir a la colina para tener una buena vista de la ciudad, tanto de la parte antigua como de la nueva, y hacerse la mítica foto delante de la arquitectura que fue diseñada con las mismas proporciones que el Partenón.

Jardines de Princess Gardens.  En los (escasos) días de sol se puede almorzar directamente sobre su gran extensión de césped excelentemente cuidado, o en los numerosos bancos que forman parte de él.  Dentro de los jardines se encuentran diversas estatuas de famosos personajes escoceses, entre las que destaca la estatua de Livingstone.

Catedral de Saint Giles: Es una acogedora catedral sin llegar a alcanzar las dimensiones de las tradicionales europeas. En los alrededores si se mira al suelo se pueden observar en algunos adoquines ciertas cifras referidas a años y unas cruces doradas. Para la mayoría de las personas esto pasa desapercibido, pero esas cruces indican lugares de ejecuciones públicas durante la Edad Media, cuando se apedreaba o se quemaba a mujeres acusadas de brujería.

Catedral de St. Giles

Catedral de St. Giles

Arthur’s seat:  En principio representa el lugar desde el que el Rey Arturo observaba la ciudad.  Es una buena caminata que comienza bajando hasta el final por The Royal Mile y una vez dejado atrás el Parlamento se gira a la derecha para empezar el ascenso a la colina. Es un paseo duro pero merece la pena.  En la llanura de abajo hay un lago repleto de cisnes y patos.

Camino de Arthur's Seat

Camino de Arthur's Seat

Museo de Historia de Escocia: Está en la parte antigua de la ciudad, y es gratis, así que merece la pena aunque sea darse una vueltecita y ver una auténtica guillotina o subir a la azotea para ver una vista muy bonita de la ciudad, aunque las mejores vistas son desde el Castillo.

The Elephant House: Para los aficionados a Harry Potter, está una cafetería llamada The Elephant House (roja por el exterior) que es donde J.K. Rowling dio vida a Harry Potter. Cuentan que allí nació Harry Potter porque ella iba y como no tenía mucho dinero se pedía un café y se tiraba toda la tarde escribiendo. De hecho, si cogéis el autobus 13, a unos 5 minutos en bus desde Princess St. se pasa por delante de uno de los colegios más exclusivos de Edimburgo, que es en el que la autora se basó para crear el colegio de magia Hogwarts. El cole es el Stewart Melville College

The Elephant House

Información práctica:

Llegada al Aeropuerto: El aeropuerto de Edimburgo es bastante pequeño y está a escasos 8km de la ciudad. Tanto para ir a la parte nueva como a la antigua se puede acceder en transporte público. El autobus número 35 accede a la parte antigua hasta The Royal Mile, sin embargo este autobus da muchísima vuelta, así que os recomiendo encarecidamente que cojáis el Airlink 100. Podéis comprar el billete de ida y vuelta con la vuelta abierta y os costará 6 libras. Tarda unos 15 minutos en llegar a Princess Street y después atraviesa el puente de George IV para hacer otra parada en la parte antigua, dependiendo de dónde tengáis el hotel.

Autobuses: hay varias compañías pero los más conocidos son Lothian Buses que recorren toda la ciudad. En su página podéis hacer búsquedas por calle o por código postal y están disponibles los horarios de cada una de las rutas. Son bastante puntuales casi siempre, pero estad atentos porque a veces hay huelgas y cambian los horarios a servicios mínimos.

Si vais a estar una semana os compensará sacaros la Ridecard para montar en autobus tantas veces como queráis, y sabed que este pase, mientras esté vigente, también es válido para el Airlink 100.

Visitas guiadas: Cada día a las 4, justo delante de la catedral se reúne un grupo de estudiantes que hace un recorrido por la parte antigua explicando todo y es gratis, sólo cobran “la voluntad” y merece la pena.

Comer en Edimburgo:

Las tabernas: Para comer/cenar auténtica comida “inglesa” recomiendo tres lugares:

Ryans: está en la parte nueva como al principio de Princess Street (justo en el lado opuesto de donde está Calton Hill) es para comer o cenar, pero también es un pub en el que a partir de las 8 de la tarde la gente se reúne allí para tomar pintas. Queda en frente del hotel Caledonian que es famoso por ser donde se alojaba Sean Connery. La calle es Queensferry St. Una de las especialidades es el Steak pie, que es como hojaldre con carne (buenísima) y verduritas. Mmmmm.

En la zona antigua: Deacon Brodie’s Tavern y World’s End (los 2 en The Royal mile) Cada uno de estos pubs tienen muchísima historia, y normalmente lo tienen escrito todo en pinturas murales en el exterior, por ejemplo el de “World’s End” se refiere a que ahí justo era donde acababa Edimburgo hace muchísimos años, y para mucha gente pasar por ese muro era ir hacia la nada, acababa su patria. Los 3 para comer bien ronda unas 20 libras.

Deacon Brodies

Deacon Brodies

Comer en plan “cutre”

Para comer en plan cutrecillo: McDonald’s hay uno en una calle perpendicular a Princess Street casi en línea con la estatua de Livingstone que está en Princess Gardens (se ve perfectamente). También están los típicos Prèt a Porter y similares que tienen ensaladas y sandwiches de todo tipo. Pero hasta en los lugares más insólitos encontraréis comida, por ejemplo el Boots, que en principio es una droguería/parafarmacia, pero también vende wrapps listos para comer, sandwiches, patatas fritas y bebidas, y cada día hay un menú económico que incluye bebida, sándwich a elegir y una bolsa de patatas o lo que se elija.

Si tenéis suerte y hace buen tiempo os aconsejo que cojáis comida en Marks & Spencer o en Sainsbury’s y os la toméis en los jardines de Princess Gardens. Lo hace mucha gente, y hay bancos muy cómodos. Mark’s & Spencer está en Princess Street y la parte de alimentación está en la planta -1. Sainsbury’s está en la calle Rose Street que es una chiquitita paralela a Princess Street. En Sainsbury’s tienen comidas preparadas y muchísimos tipos de sándwich y está todo buenísimo. Y lo mejor es que hay una cosa que lo tienen en muchos sitios de Edimburgo (Boots también), que es como el “precio de última hora” de cosas que caducan ese día. Están muy buenas pero las venden mucho más baratas para que no caduquen. Os recomiendo del Sainsburys la tarta de queso con limón… Es chiquitita y si cogéis precios de última hora será menos de una libra.

Y si lo que queréis es tomar un café, os recomiendo un Costa que está en una calle perpendicular a Princess St. En Hanover St. a la altura del Museo National Gallery of Scotland. Hay que subir unas escaleras y entonces te sientas al lado de unos ventanales con vistas privilegiadas a los jardines y al Museo. No es que sea una cafetería típica escocesa, pero las tartas, sobre todo una que hay de toffee, están de muerte!!!!!. Es estilo el Starbucks. Eso sí, si queréis ir al baño no tiréis el ticket porque ahí viene escrito un código para poder entrar a los aseos de la cafetería.

De Shopping!:

Princess Street es una de las calles comerciales por excelencia. Allí se encuentra una de las librerías más grandes de Edimburgo, de 4 pisos, Waterstones. Sin embargo las librerías más míticas y antiguas están en la zona de Royal Mile y muchas de ellas venden y compran libros de segunda mano.

Toda la ciudad está plagada de tiendas de recuerdos donde venden los típicos kilts (faldas escocesas para caballero), galletas de mantequilla, banderas de Escocia, bufandas de cuadros escoceses de millones de colores, libros sobre leyendas escocesas y sobre personajes como Sir William Wallace, botellas de whisky… pero para recuerdos es mejor adentrarse un poco en la zona antigua de la ciudad y callejeando se encuentran tiendas mucho más asequibles con los mismos productos.

Toffees: Son míticos y tienen de todos los sabores inimaginables. Una de las más conocidas es Fudge kitchen 

Existe una magnífica página sobre todas las tiendas existentes en the Royal mile, aunque está íntegramente escrita en inglés. Si quieres verla pincha aquí.   

Centros comerciales: En diversos puntos de la ciudad se encuentran centros comerciales que aúnan grandes almacenes. Uno de ellos se sitúa muy cerca de la playa de Edimburgo, Portobello. Para llegar hay que coger el autobús 26 y con él se puede acceder también hasta la playa bajándose en la parada de Pitville Street. Si lo que se quiere es acceder al centro comercial hay que bajarse bastante antes, pero es preferible preguntar al conductor, que suelen ser muy amables, aunque lo normal es que sólo hablen en inglés.

Otro de los centros comerciales está cerca de Blackhall, como a 10 minutos en autobús del centro. Se puede coger el 41 ó el 42 y hay que bajarse en la parada del Holiday Inn Edinburgh North (parada Holiday Inn Craigleith) ubicada en Queensferry Road, y cruzáis la carretera y estaréis allí mismo. En ambos centros comerciales están las mismas tiendas. Todas juntas en una especie de solar comercial, que no es cubierto.

Algunas de las tiendas son:

Tk Maxx: outlet de marcas como DKNY, Adidas, Nike, Roxy… A muy buenos precios.

Clarks: fuera de temporada se pueden encontrar auténticos chollos tanto en zapatería como en bolsos.

Next: Ropa bastante mona de hombre y mujer.

Sainsburys: supermercado, mucho más grande que los que están en la ciudad.

Boots: Droguería/parafarmacia.

Excursiones cercanas a Edimburgo

Glasgow: es una ciudad de las tiendas. Hay que saber a lo que se va… a comprar y poco más. Tiene 2 calles principales y se acabó, y todas las tiendas del mundo están en esas 2 calles, que para más desánimo cierran como muy tarde a las 6. Mucho más industrial que Edimburgo.

Museo de Arte Moderno de Glasgow

Museo de Arte Moderno de Glasgow

St. Andrews: Imprescindible de principio a fin. Es un minipueblo de estudiantes, porque lo más importante de allí es la universidad y está llenísimo de juventud. Tiene un castillo y una catedral, ambos en ruinas, pero increíblemente bonitos. Y es famoso porque en su interminable playa es donde se rodó la famosa escena de Carros de Fuego.

Catedral de St. Andrews

Catedral de St. Andrews

Inveraray: Para muchos el mejor lago de todos. Lago Ness es muy famoso, pero no por ello el más bonito de Escocia, que tiene millones de lagos y todos preciosos. En este pueblo tienen unas whiskerías impresionantes, de todos los tipos de Whiskys, y se pueden comprar a un precio mucho más barato que en Edimburgo que es como más “turístico”. También es famoso este pueblecito por un castillo impresionante desde el que se pueden ver en sus montañas las almenaras que antiguamente se utilizaban para avisar de posibles peligros entre pueblos. 

Inveraray Loch

Inveraray Loch

Kilchurn Castle: No se puede ver de cerca, está casi derruido y es una pasada la vista con las montañas al fondo y el castillo en la llanura.

Kilchurn Castle

Kilchurn Castle

Argyll Forest Park: es una reserva natural, impresionante, sólo se escucha el silencio.

Isla de Skye: Es una preciosidad y en ella se han rodado escenas cinematográficas de muchísimas películas. Pero la mayoría de las excursiones para ir allí son de dos días porque está bastante alejado de Edimburgo.

Excursiones organizadas:

En Princess Street en el lado de los jardines está la oficina de turismo de Edimburgo. Allí podéis recoger toda la información que queráis sobre todas las compañías que se dedican a organizar excursiones.

Personalmente, para mí la mejor compañía es Rabbies, que es un poco más caro, pero se va en microbuses para poca gente y por eso se puede ir a más sitios y se es un poco más libre con los horarios de quedar. La oficina está en Royal Mile muy cerca del puente de George IV.