La quinta película de Alejandro Amenábar supone una apuesta del director cinematográfico por las grandes superproducciones.

La película narra los difíciles comienzos de la convivencia de las religiones en Alejandría y la violencia que reinaba en el seno de todas ellas para imponer sus creencias. Además sumerge estas dos líneas de argumento en una tercera que complica todavía más la trama: el estudio de la ciencia y la astronomía en contraposición a toda fe.

agora

Rachel Weisz encarna el difícil papel de Hipatia, una astrónoma convencida y obsesionada con la filosofía, que le lleva a alejarse de cualquier placer carnal y le cuesta finalmente una acusación de brujería.

Hipatia de Alejandría fue un personaje real, que vivió como filósofa y astrónoma enseñando a una gran cantidad de discípulos en una época en la que la mujer no disfrutaba de demasiado respeto. En el año 415 d.C. Hipatia sería asesinada, descuartizada e incinerada por los seguidores del obispo, y posteriormente canonizado, Cirilo de Alejandría.