Las manos cumplen mil funciones a diario y son fuente de muchas agresiones externas por los cambios de temperatura (sobre todo en el agua), la exposición al frío, al sol y a los productos que se manipulan como el jabón, los lavavajillas etc. Existen muchos cuidados naturales para las manos según el problema que se nos presente, pero la clave común para todos ellos es la hidratación, para evitar que se cuarteen o que sufran de sequedad extrema.

 

A continuación te proponemos varias recetas que alimentarán la piel de tus manos y las harán lucir como nunca las habías visto:

  1.  Pela una patata y cuécela. Cuando esté blanda, mézclala con miel y un poco de leche, amasa la mezcla hasta que quede como una pasta y frótate las manos con ella. Déjala reposar durante 20 minutos y enjuaga con agua. Después utiliza tu crema de manos hidratante y déjala hasta que se seque por completo.
  2. Antes de acostarte, coloca una cucharada sopera de aceite de oliva sobre las manos y masajéalas, para evitar manchar las sábanas, colócate unos guantes de algodón y verás qué maravilla cuando te despiertes!.
  3. Moler la pulpa de un aguacate maduro, mezclarlo con aceite de almendras o aceite de oliva, en su defecto, y agregar agua de rosas hasta que adquiera la textura de una crema. Se puede utilizar por la mañana y por la noche. Al cabo de unos días notarás una diferencia extraordinaria.
  4. Y por último, si lo que quieres es que luzcan más suaves y sin asperezas, tal vez necesites una exfoliación, mezcla tu crema de manos con un poco de azúcar y frótalas hasta que el azúcar vaya desapareciendo, acláralas con agua y úntate un poco más de crema, esta vez sin azúcar.