A pesar de lo que mucha gente piensa, la fisioterapia no es sólo para tratar lesiones sino también para prevenirlas. En el mundo de tensión y estrés en el que vivimos es difícil no tener dolores de espalda, que curiosamente, es el trastorno que genera más bajas laborales a lo largo del año en nuestro país.

Los fisioterapeutas y osteópatas recomiendan como prevención una sesión al mes para colocar los músculos y relajarlos, de tal modo que sea más difícil el llegar al punto de la contractura, pues en ese momento el tratamiento es mucho más doloroso y más largo. Asimismo hay que conjugar esta terapia con una vida alejada del sedentarismo y unida a determinados deportes como la natación, pues no todos los deportes son buenos, ya que aquellos denominados “asimétricos” como el tenis o el golf, trabajan por desigual los dos lados del cuerpo, provocando así más fácilmente las temidas lesiones.

La profesionalización de esta técnica ha conseguido que las sesiones estén ya al alcance de cualquier bolsillo, pues se pueden encontrar buenos fisioterapeutas desde menos de 30 euros la sesión de media hora. Con este precio no hay excusa para no ofrecernos este tratamiento como si de un regalo para nuestra salud se tratara.

Por otra parte, si de prevenir hablamos, lo más importante es la educación postular. Un buen fisioterapeuta no sólo te ayudará a evitar dolores musculares sino que podrá enseñarte ejercicios diarios que con sólo unos diez minutos al día serán de gran ayuda para tus cervicales y tu espalda; te hará un estudio personalizado de la musculatura y te enseñará a conocer los puntos débiles de tu anatomía, para evitar así futuras contracturas.