Ante la polución y los numerosos productos químicos que aplicamos en el cabello, es posible que tengamos problemas de regulación de la grasa capilar, si a esto se une el estrés diario de una vida llena de preocupaciones y responsabilidades, el cocktail está más que listo para destrozar nuestro cabello con esa desagradable sensación grasienta que afecta sobre todo a las raíces capilares.

Por suerte hoy en día existen numerosos productos en el mercado que regulan la aparición de grasa. Porque no hay que olvidar que tener las raíces grasientas no implica necesariamente la necesidad de utilizar un champú para cabellos grasos, que podría resecar irremediablemente las puntas.

Sí amigas, sé que es complicado, pero afortunadamente los champús reguladores o normalizadores protejen las puntas y normalizan la cantidad de sebo oxigenando el cabello y respetando el PH natural.

Marcas como Vichy Dercos o Kapyderm cuentan con productos de este tipo en su gama de salud para el cabello. Pero además en la mayoría de las tiendas especializadas en peluquería profecional podréis encontrar este tipo de champús y además contar con la experiencia de las dependientas.  En este sentido destaca Flap, que tiene una trayectoria de más de 30 años en asesoramiento y distribución de productos de peluquería y belleza