Nos hemos despertado hoy con la terrible noticia. Una actriz se va de nuevo demasiado joven, a sus 32 años apenas había despegado en la vida, aunque según los rumores sí lo había hecho en lo que a drogas y tranquilizantes se refiere.

Pero no comentaremos aquí sus vicios o no vicios sino su calidad como actriz, que la llevó a protagonizar peliculones de la talla de Sin City o Inocencia Interrumpida, en la que Angelina Jolie se ganó el Oscar a mejor actriz  por la mano.

Junto a Drew Barrimore en Los chicos de mi vida (Riding in cars with boys)  encarnó de forma espectacular el papel de adolescente problemática cuyo desliz la convierte en madre demasiado pronto.

Con tropiezos en algunas cintas de poco reconocimiento, como Cherry Falls o Summer Catch, pero con notables mejoras en cuanto a críticas en películas como 8 Millas (con Eminem), hasta experimentar con cine independiente (Spun, Las aceras de Nueva York). Sin embargo, es sobre todo conocida por películas comerciales de comedia como Recién casados o Niñera a la fuerza.

La actriz estadounidense nació en Atlanta en 1977 y falleció ayer por un paro cardíaco en su casa de Los Angeles. De momento, nos queda todavía su papel en The Expendables de Silvester Stallone, donde por última vez podremos verla interpretar el personaje con el que hará el mutis definitivo en el mundo del cine.