La noche de fin de año es una noche muy especial donde siempre quieres lucir perfecta, para ello es importante romper con tu estilo habitual y demostrar que eres capaz de lucir como una verdadera estrella en esa gran noche

Aquí tienes una serie de consejos para maquillarte sin perder ni un minuto. ¡Empieza la cuenta atrás!

1- Prepara tu piel para el maquillaje: Exfolia e hidrata tu piel. No olvides que la hidratación es crucial, porque si no la piel buscaría la misma en el maquillaje, que es mucho menos puro y obstruiría los poros.

Elimina toda impureza de tu piel para que luzca luminosa y tonificada, será la base perfecta de un maquillaje radiante.

2- Ilumina tu rostro: Aplícate el iluminador y la base, y un toque de rubor a tus pómulos

Aplica un iluminador antes de la base o mézclalo con tu maquillaje, pero cuidado porque el objetivo es que la piel quede con luz, no con brillo.

3- Maquillaje y colorete: decídete por uno resistente y que aguante toda la noche. Y aplica el colorete sobre los pómulos para destacar las facciones de forma casi imperceptible

4- Por último fija todo el maquillaje con unos polvos sueltos!

Marca tu mirada

Define bien tus cejas con ayuda de una sombra de ojos.

Delinea los ojos con un lápiz negro. La línea puede ser muy fina o extra gruesa. Tú decides!, y en el lado del lagrimal puedes aplicar línea blanca para contrastar y marcar la iluminación.

En esta ocasión te aconsejamos que las sombras que elijas sean metálicas, tanto dorados como plateados son el alma de esta navidad.

Otra opción es el ahumado, que sigue siendo tendencia sobre todo en tonos negros intensos que parecen dar un paso más allá y se llevan más marcados.

Los ojos “ahumados” de los ochenta vuelven este invierno, y de forma contundente. Es un look muy sensual, dramático e intenso, recomendado para chicas jóvenes ya que a la mujer madura puede endurecer bastante la mirada y a esa edad lo que hemos de procurar es que la mujer madura se vea fresca y juvenil.

Para conseguir esa irresistible mirada color antracita, aplica en el párpado una sombra gris plata, y extiende otra algo más oscura sobre el párpado móvil. A continuación, difumínala y remarca la línea de las pestañas con eyeliner negro.

Aplícate la máscara de pestañas en el párpado superior con los ojos muy abiertos y la cabeza elevada. Hazlo desde la raíz hacia fuera, primero en el centro y después en los lados. Y si puedes corrige los grumos dejados con un cepillo de otra máscara que ya vayas a tirar, límpiala bien y te servirá para este efecto.