Desde el día 24 de diciembre, tanto Sony como los 40 ofrecieron a sus oyentes entradas gratuitas para el concierto de hoy en el Palacio Real de Madrid.

Los afortunados que se gastaron su dinero en participar recibieron una llamada telefónica para ir a recoger el premio a Sony, en su caso, o a la central de los 40 en Gran Vía 32. Sin embargo, nadie les advirtió de que lo más probable sería que esa invitación para dos personas fuera sólo un trozo de papel mojado.

Desde las 19:30 hasta las 20:30 horas se tenían que recoger las entradas en el propio Palacio Real. Sin embargo, la cola se empezó a formar a las 16:00 horas dando la vuelta completa al palacio, y no avanzaba prácticamente nada.

El evento era la presentación del último disco de Alicia Keys, The element of freedom, pero más de 500 personas han quedado fuera por la nefasta organización tanto de la discográfica como de la emisora. Nadie ha salido a dar explicaciones. Varios miembros de la policía municipal han hecho de espontáneos porteros “de discoteca” ante una multitud que, con muchísima educación, lo único que pedía era un responsable o una hoja de reclamaciones que en ningún caso se ha facilitado.

Después de más de dos horas de espera sin que a nadie se le ocurriera avisar de que toda esta gente no cabría en el Teatro Real, todos han tenido que ver cómo personajes como Higuaín o Kaka, entre otros, entraban por la puerta grande incluso después de que hubiera comenzado el espectáculo y con el aforo “lleno”. Es que hay clases y clases… pero por dios un poco de respeto hacia las personas que con tanta ilusión se creían que habían ganado un premio: un premio para estar dos horas pasando frío en la calle y con el caramelo en los labios.

Señores de Sony y de Los 40 Principales, ¿De verdad creen que la gente no tiene otra cosa que hacer que bailar como monos al ritmo que ustedes marcan?. Luego querrán que compremos su música. Cuando actúen con respeto hacia el público que les da de comer.

Más información:

El País

Blog Alejandro Valdezate