La firma DKNY reconoce que la nueva fragancia supone el lanzamiento más importante del año. Su olor floral contiene pétalos de flor de loto y rosa de Bulgaria, jazmín trasparente, fresia y orquídea. Y además añaden el ámbar blanco, madera de Sándalo y una gota de vainilla, obtenidos a través de un proyecto de ayuda humanitaria a una comunidad de mujeres agricultoras en Uganda. Todo esto mezclado de forma espectacular le confiere un aroma único que supera incluso la frescura inconfundible de su predecesor be delicious.

María Macías, directora de formación y relaciones públicas de ADF (división Aramis and Designer Fragrances del grupo Estée Lauder), explicó el pasado viernes durante la presentación del producto que

En el contexto económico actual los lanzamientos se analizan exhaustivamente, por lo que Pure DKNY es fruto de un amplio estudio de mercado a nivel mundial. En abril de 2009 recogimos en España los inputs de 1000 consumidoras de Madrid, Barcelona y Valencia acerca de la fragancia, el packaging y la imagen y los enviamos a Nueva York”

Simplemente al mirar el frasco ya sabemos que se trata de un perfume sencillo y adecuado para la mujer actual, donde no caben allí olores que empalaguen o cansen. El frasco está inspirado en una gota de lluvia y es de vidrio transparente 100% reciclable. El packaging ha sido impreso con tinta baja en elementos orgánicos contaminantes y sobre papel forestal de gestión sostenible. Sin duda con todos estos datos no podemos decir que la firma norteamericana no se preocupe por el medio ambiente y su futuro.

La línea Pure DKNY se compone de eau de parfum 30 ml (38€), 50 ml (56€) y 100 ml (78€), y de una body butter 200 ml (36€).