Con la llegada de la estimada primavera aparecen las molestas alergias que en mayor o menor medida atacan a un altísimo porcentaje de la sociedad. Desde Tandemoda queremos informarte de cómo superar de una forma algo más liviana las congestiones comunes, pero si tus problemas van más allá hasta llegar a tener episodios de asma lo más importante es que busques un buen alergólogo para controlar y supervisar tu caso en concreto.

La mayoría de las veces las alergias se producen por una falta de humedad en el ambiente que hace que los pólenes de las distintas plantas campen a sus anchas en la atmósfera. Por ello es muy importante que en tu lugar de trabajo y en tu propia casa generes una “lluvia artificial” para que el pólen que pueda existir caiga al suelo.

Otro de los trucos que puedes hacer es coger una jeringa grande, llenarla de agua con un poco de sal e introducirla lentamente por cada orificio nasal, eso hará que te limpie como si fuera agua de mar y notarás un gran alivio durante un par de horas.

Al contrario de lo que muchas personas creen esos pólenes no están visibles sino que son partículas microscópicas que ocupan el aire que respiramos. Cada planta tiene una época de polinización, y así, a pesar de que es el período de la primavera la elegida por la mayoría de las plantas, otras realizan este proceso en febrero o incluso antes. De ahí que muchas personas tengan episodios alérgicos aún sin estar en primavera.

Lo más importante es que te realicen en un centro especializado las pruebas de alergia, para que así puedas controlar aquellos alérgenos que te provocan el malestar y evitarlos en la medida de lo posible.

Desde la página oficial de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, podrás observar cada día los niveles de pólenes de las distintas plantas existentes en el país, y con ello podrás controlar diariamente las precauciones que deberás tomar.