Después de los excesos del verano, con el sol, la playa, el cloro de las piscinas y demás factores agresivos para nuestro cuerpo y cabello, es necesario hacer un programa de depuración completo de cara a preparar nuestra piel y reparar los daños ocasionados.

En esta nueva entrada te indicaremos cómo conseguir una cara reluciente sin necesidad de gastar dinero en centros de belleza y dedicaremos una entrada posterior al cuerpo y el cabello.

Si eres blanquita de piel seguro que por mucho factor solar que hayas utilizado este año habrán aparecido esas tediosas manchas o pecas que tanto detestamos. Y si eres de las afortunadas morenazas tampoco creas que estás a salvo de las agresiones ocasionadas en verano. Lo primero que debéis hacer tanto unas como otras es una buena limpieza de cutis.

Si no queréis acudir a un centro de belleza podéis hacerlo vosotras mismas siguiento unos sencillos pasos.

Paso 1: Abrir los poros. Antes de nada poner agua en el fuego y llevarla a hervir. Podéis incluir un poco de vips vaporubs en ella para que el efecto sea más refrescante. Cuando esté caliente y veáis que sale vapor, colocaros una toalla cubriendo el cazo y la cabeza y de tal forma que el vapor llegue directamente a la cara. De esto modo abriremos los poros y después cualquier tratamiento posterior entrará con más profundidad.

Paso 2: Limpieza: Una vez que tengáis los poros abiertos presionad con un pañuelo facial en cada dedo índice en la barbilla, frente y sobre todo en ambos lados de la nariz, que es donde más suciedad se acumula formando puntos negros.

Paso 3: Exfoliación: Para eliminar del todo las células muertas que puedan quedar en la piel es necesario exfoliar. Si no dispones de un exfoliante químico puedes conseguir uno muy sencillo mezclando un poco de jabón facial con una cucharadita de azúcar. Pasa la mezcla por todo el rostro evitando el contorno de los ojos y acto seguido aclara con abundante agua.

Paso 4: Mascarilla hidratante: Al igual que con la exfoliación puedes utilizar cualquier mascarilla de la que dispongas en casa, o hacerte una tú misma. Si deseas hacerla sigue nuestros consejos: en un cuarto de vaso de agua hirviendo introduce una bolsita de manzanilla y otra de menta poleo: la manzanilla es calmante y el poleo refrescante con lo que la sensación será muy agradable. Espera  a que el agua esté tibia y mézclala con un yogur natural y una cucharadita de miel. Aplícate la mezcla en la cara y relájate dejando que repose durante unos 20 minutos. Si te sobra puedes aplicarlo también al cabello en otro momento. Aclara después con abundante agua.

Paso 5: Tonificación: Por último aplícate un tónico calmante. Puedes elegir entre el tónico o algún tipo de agua termal que puedes comprar en farmacias. Espárcela por el rostro con un algodón o con el propio envase si es en espray. Si no dispones de ninguno reserva un poco de la mezcla de menta y manzanilla para aplicarlo en este paso con un algodón por toro el rostro.

¡¡UN TRUCO!! 

Si tienes pequitas o manchas y quieres que poco a poco se vayan disimulando, aplícate cada mañana y cada noche aceite de rosa de mosqueta.