Después de las merecidas vacaciones es muy normal que todas nos propongamos apuntarnos a algún gimnasio u obligarnos a caminar esa “media hora diaria” que recomiendan todos los doctores. Sin embargo, empezar con cualquier tipo de deporte requiere un esfuerzo y una disciplina que no siempre nos es fácil de aceptar.

A continuación te proponemos una serie de medidas para que empieces poco a poco y ¿Quién sabe?, puede que hasta te pique el gusanillo y cada vez te propongas metas más complicadas.

Andar: es lo básico si quieres presumir de que haces “algo”. Eso sí, el ritmo debe de ser rápido para que suponga un esfuerzo a nivel cardiovascular suficiente como para comenzar a fortalecer la musculatura, quemar esas calorías que tanto nos incomodan y acostumbrar al corazón. Hazte con unas buenas deportivas y no pienses ni por un momento en el “ya que voy al trabajo voy andando” si no eres capaz de quitarte los tacones, pues harás que tanto los pies como las rodillas se resientan, e incluso provocarás alguna contractura a nivel lumbar.

Nadar: Decir natación es exagerar cuando se trata de “comenzar a nadar”. No es necesario que os propongáis grandes retos, simplemente obligaros a poner un día o dos a la semana para ir a la piscina y echar unos largos. Preferiblemente si no estáis acostumbradas es mejor que nadéis a croll y a espalda, ya que el nado a braza puede cargar las cervicales. No olvidéis estirar bien brazos, piernas y cuello antes de comenzar y después del ejercicio.

Pilates: el pilates es un deporte idóneo para los dolores de espalda. Pretende servir de educación postural para evitar futuras contracturas. No es necesario que sepas nada porque en muchos centros te explican en una clase particular las nociones básicas para saber la respiración de pilates y las posturas.

Correr: El running definitivamente está de moda. Eso sí, cómprate ropa adecuada y sobre todo calzado de calidad, puesto que los pies son los eternos sufridores en este deporte. Comienza suave para después ir aumentando el tiempo y el ritmo. No olvides salir hidratada de casa si no quieres cargar con la botella de agua y ponte metas asequibles para que poco a poco le vayas pillando el gusto. Si quieres aficionarte a este deporte te recomiendo encarecidamente que leas el blog yonocorrovuelo, que definen su propio site como “Consejos, links e información para los que quieren empezar a correr y descubrir un mundo lleno de emociones“.

Esperamos que este sí sea el curso en el que los buenos propósitos no se quedaron sólo en eso. Así que ya sabes, cuéntanos tus experiencias y ponte a la práctica de cualquier deporte lo antes posible, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.